Las múltiples funciones de la ecografía abdominal

La ecografía abdominal o ultrasonido en un método no invasivo, seguro y eficaz para examinar las estructuras blandas de la cavidad abdominal como órganos abdominales y pélvicos, el útero en el embarazo, el líquido amniótico, el feto, la placenta y entre otros, todo utilizando ondas de sonidos de alta frecuencia.

Este método se utiliza en hombres y mujeres incluso estando embarazadas, para valorar las masas en órganos pélvicos o abdominales, para la evaluación del dolor abdominal o pélvico, la evaluación de hemorragia post operatoria luego de una cirugía en el área o de histerectomía; además sirve para dar una valoración al hígado, las enfermedades de la vesícula biliar y de los riñones, incluyendo los cálculos en la vesícula o los cálculos renales.

La ecografía abdominal se utiliza en las mujeres cuando se sospecha de un embarazo, y en las mujeres que ya están embarazadas se practica durante el primer trimestre con un ultrasonido transvaginal, en el cual se introduce por la vagina el transductor; con esta localización permite una completa y más precisa visualización del cuello del útero, las trompas de Falopio y los ovarios, así como también del periodo de gestación es sus etapas tempranas. Y a medida que el embarazo progresa se realiza una ecografía obstétrica que permite la visualización del cuerpo completo del feto, la placenta y el líquido amniótico.

La ecografía abdominal utiliza ondas de ultrasonido de alta frecuencia que nos emitidas por un transductor el cual es el emisor, el transductor está conectado a una computadora con una pantalla de monitos, donde este es colocado en el abdomen del paciente, utilizando un gel liquido en la piel para logras una mayor efectividad en la transmisión de la señal. Estas ondas emitidas se reflejan desde los tejidos nuevamente hacia el equipo las cuales son registradas creando las imágenes en la pantalla; dichas imágenes de sonido se captan en la computadora en blanco y negro de forma bidimensional o tridimensional dependiendo del equipo.

Generalmente para estos exámenes no se requiere de mucha preparación excepto que para la ecografía abdominal se necesita tener la vejiga llena; finalmente los resultados pueden variar de acuerdo a la sospecha del diagnóstico inicial por la cual de decidió realizar el procedimiento. Un resultado que no sea normal puede llegar a requerir de otros exámenes adicionales y de una posible cirugía.