Los electrodomésticos y el ahorro energético

Las etiquetas de eficiencia energética de los electrodomésticos amana están relacionadas con las letras desde la “A” hasta la “G”, con la letra “D” de aprobado lo que supone que es el consumo de referencia, y de ahí va mejorando el consumo hasta que sea A+++ el cual es la mejor calificación energética posible actualmente. Al momento de escoger un electrodoméstico es importante que se busque con una buena nota, ya que esto implica un menor consumo energético y por ende un ahorro en la factura eléctrica.

En muchos casos dicho ahorro es incluso suficiente para compensar el pagar un precio un poco mayor por este tipo de electrodoméstico amana; además de esto, hay muchas otras cosas que se pueden hacer para ahorrar energía eléctrica con los electrodomésticos en el hogar, ya que no sirve de nada tener el frigorífico más eficiente que existe en el mercado si se va a estar dejando con las puertas abiertas a cada rato.

Para los frigoríficos hay que evitar colocarlos cerca de fuentes de calor como el horno o la luz solar, así como también es conveniente que este lo suficientemente ventilado; la parte trasera se debe limpiar de vez en cuando, ya que le polvo acumulado en los condensadores impide que se disipe correctamente el calor. Se debe comprobar que el electrodoméstico amana este bien nivelado para que su puerta pueda cerrarse bien, y del mismo modo evitar mantener dicha puerta abierta innecesariamente el cual es algo muy común de hacer en todos los hogares; y nunca guardar cosas o alimentos calientes en el frigorífico, simplemente esperar hasta que se enfríen y guardarlos a temperatura ambiente.

Con respecto a la lavadora, el programa rápido consume más que el programa normal, y esto en vista de que tiene que hacer lo mismo pero en menor tiempo; estos electrodomésticos amana deben estar siempre bien nivelados, si al momento de estar centrifugando se mueve es porque no lo está y se estaría desperdiciando energía, y para cada lavado que se realice, asegurarse de que se llene por completo el compartimiento generando así también un ahorro. Lo mismo se aplica con las secadoras, donde hay que aprovechar la capacidad que tenga pero sin exagerar en el llenado; y escoger secadoras con secado por condensación es mucho más efectivo que por ventilación, y a su vez es importante que el control sea mediante un sensor de humedad y no simplemente por un temporizador.